Asamblea Pachamama es un espacio participativo, de pensamiento, acción y compromiso con las causas vinculadas a la defensa del ambiente, a la creación de una nueva -aunque ancestral- forma de relacionamiento con la Pachamama, con las demás especies que habitan el planeta y con nuestros semejantes.

Esto implica reaprender un estilo de vida, renunciar al círculo de confort que nos delineó el sistema imperante, un sistema dominante, enajenante y perverso, donde prima el miedo, el control, el antropocentrismo, la competencia, el individualismo y la desconexión. Luchamos en procura de una forma de vida nueva, flexible y abierta, donde prevalezca la libertad, la eutonía, el biocentrismo, la cooperación y la conexión en el más amplio de sus sentidos; un modo de vida donde se integren el sentir con el pensar y el hacer. En este sentido, asumimos que los cambios en el planeta empiezan por uno mismo: Abandonando el consumismo exacerbado, reconociendo nuestras auténticas necesidades e identificando pseudonecesidades y paradigmas que nos han sido impuestos por la abrumadora publicidad -no exclusiva ni específicamente de los medios de comunicación- que nos rodea.

Aprendimos de la cosmovisión indígena la imperiosa necesidad de reparentalizarnos con la naturaleza de la que somos parte. Finalmente entendimos que ella no nos pertenece, sino que nosotros pertenecemos a ella, y que nuestro bienestar y nuestro futuro dependen directa y estrechamente de su preservación. Aprendimos también que la tierra es una y que las amenazas que padece en cualquier región geopolítica del planeta, tarde o temprano nos termina afectando a todos los habitantes, de todas las especies.

Entendemos que la tierra, el agua, el aire y las semillas son bienes comunes, que no tienen precio ni se negocian. Derecho al beneficio de estos bienes tenemos todas las especies que habitamos el planeta y derecho a trabajarla tienen aquellos que estén dispuestos a preservarla y compartir sus frutos con el resto de la comunidad. Los bienes naturales son suficientes para la supervivencia de todos los habitantes del planeta, siempre que se terminen los abusos, el despilfarro, el consumismo irracional, el latifundio y los negocios producidos por el poder del capital y el poder político.

Asamblea Pachamama expresa sus denuncias en forma pacífica y creativa. Ser un colectivo pacífico no lo convierte en pacifista. Seguros de que nuestras acciones son vitales para que el planeta llegue en condiciones habitables a las futuras generaciones -humanas y no humanas-, seremos firmes en nuestras posiciones y no nos dejaremos avasallar por los opresores que sirven a este enfermo sistema que nos controla y gobierna.

Asamblea Pachamama es un colectivo estrictamente horizontal en su funcionamiento. El consenso es su principal camino de decisión. Reserva la opción de las mayorías para aquellos casos en que reconoce que el consenso conduce hacia la paralización.

Los activistas de Asamblea Pachamama asumen sus tareas con compromiso, responsabilidad, convicción, energía, humildad, alegría y buena voluntad. No tienen compromisos asumidos con partidos políticos formales o informales, ni con organizaciones subsidiadas por estados. Entendemos que las iglesias, los partidos políticos y las organizaciones vinculadas con los estados, de una u otra forma sirven al sistema que denunciamos. Por ese motivo eligimos mantenernos al margen de la actividad de éstos.

Somos activistas porque actuamos y porque activamos a nuestro entorno humano. No nos limitamos a ser proactivos. No queremos convertir al colectivo en un ámbito de opinión y discusión virtual inoperante.

Si estás afín con estos pensamientos y definiciones, te invitamos a acercarte a Asamblea Pachamama. Serás bienvenida, serás bienvenido.

Cerrar menú